Elegir el sillin de bicicleta adecuado

Una de las decisiones mas complicadas a la hora de elegir componentes en una bicicleta es el sillín. Las bicicletas vienen con un sillín que no siempre es el adecuado. Para personas que cogen la bici de forma ocasional o en recorridos cortos o poco exigentes, cualquiera podría llegar a servir.
Pero, para ciclistas habituales o que rutas mas largas suele ser necesario dar con uno que se adapte a nuestra morfología, postura, forma de pedalear y disciplina de bicicleta.

El problema es que no existe la idea de "el mejor sillín" o "el sillín perfecto" de forma objetiva ya que cada usuario es diferente. De esta forma las compañías fabricantes de sillines intentar dar con las claves al respecto e incorporarlas en su productos. Veamos aquí qué cuestiones suelen tener en cuenta los fabricantes.

Zonas de apoyo

Las principales zonas de apoyo de un sillín se centran en los huesos isquiotibiales y la zona del perineo.

En cuanto a los huesos isquiotibiales se suele recurrir a medir la separación entre dichas zonas de apoyo y así saber que talla podría ser la adecuada para nosotros. Muchas tiendas de bicicletas tienen herramientas para medir estas anchuras.
El problema es que usan sistemas creados por fabricantes de sillines y pensados para finalmente decirte que sillín de su marca comprar. Vamos, que es un proceso con un cierto componente de marketing.

Hay otros métodos mas caseros (con un cartón,...) y otros mas profesionales, como hacerse un estudio biomecanico.

Si eres capaz de averiguar así tu anchura de isquiotibiales, ya tienes un dato importante para dar con la talla del sillín, que se mide en la anchura máxima del mismo.

Ademas de la separación de isquitibiales se suele aplicar una corrección a dicha medida para dar con la talla adecuada. Esta corrección esta relacionada con la postura sobre la bicicleta.
Posturas mas tumbadas o agresivas, como en triatlon o bicicleta de carretera en menor medida, deberán sumar ninguno o un centímetro a la anchura de isquiotibiales para dar con la talla correcta.
Posturas mas relajadas y erguidas deberán añadir mas centimetros para dar con la talla, ya que su apoyo se centrará mas en la parte trasera del sillin.

Propuesta de SQLAB para la correccion en la medida del sillin

Otro factor a tener en cuenta es el peso del ciclista. Personas con mayor peso deberán tender a sillines mas anchos, para disponer de mayor superficie para repartir dicho peso. Y personas mas ligeras, a anchuras menores.

Las mujeres suelen tener medidas mas anchas de sillines.

Por ello un ciclista de montaña con una anchura de isquiones de 110 debería irse a un sillín de 130 o 140 mm de ancho, aunque, si su peso es elevado, podría sentirse mas cómodo en uno de 140 o 150 mm.

Debería tenerse en cuenta que un sillín demasiado ancho nos perjudicará al pedalear y nos puede causar rozaduras y otras molestias. Un sillín demasiado estrecho acabara por ser demasiado doloroso y afectar a la zona perineal.

Shimano recomienda estas tallas en función de las medidas entre isquiones

La otra zona principal de apoyo es la zona perineal. En esa zona tenemos la arteria pudenda y un nervio, donde un exceso de presión nos puede ocasionar dolores, adormecimiento y complicaciones peores.

Para solucionarlo, existen diferentes soluciones también llamadas antiprostáticas que reducen la presión en esa zona. Estas soluciones van desde usar acolchados mas blandos para la zona del perineo hasta huecos de considerable tamaño, pasando por soluciones intermedias como ligeras hendiduras o canales.

El Prologo Scratch X8 cuenta con un acolchado mas blando en la zona perineal

La cuestión es que no todo el mundo debería usar sillines con huecos, ya que hay que tener en cuenta que la presión que se alivia en esa zona se traslada a otras. Ademas puede producir molestias, por ejemplo, con rozaduras con los bordes en la zona del hueco o canal.

A priori, personas con mayor peso y, por tanto, presión, pueden tener tendencia a sufrir mas en esas zonas. También les ocurre a ciclistas con posturas mas agresivas y menos erguidas.

El problema es que elegir lo correcto dependerá de la experiencia de cada uno. Como norma general diríamos que se debe usar el sillín con la mínima solución antiprostática posible y que no nos cause adormecimiento o dolores en la zona. Es decir, si esto lo logras con un sillín sin hueco o canal, mejor que mejor. Sino, deberás probar con un sillín con hendidura, canal o abertura.

El Syncros Tofino tiene una versión con canal y otra con hueco antiprostático

Nivel de acolchado

Al contrario de lo que mucha gente piensa, un sillín blando no es necesariamente mas cómodo. Para ciclistas ocasionales o salidas de corta duración sí puede cumplirse eso pero, para rutas mas largas o exigentes, el trasero acabara hundiéndose presionando con mas fuerza otras zonas como la perineal. Ademas esto también causaría una menor eficacia en el pedaleo y la cadera terminará por "flotar" en el sillín.

Como norma general, se debe llevar la menor cantidad de acolchado posible sin que el dolor sea excesivo. Hay que tener en cuenta que el dolor en los isquios las primeras salidas en bicicleta es inevitable. Para saber si un sillín es valido en ese sentido hay que darle un cierto margen. Es normal que duela las primeras veces.

La forma del sillín

Vista cenital

Uno de los aspecto mas relevantes a la hora del elegir un sillín es la forma vista desde arriba.
Por un lado tenemos los sillines con forma de T, parte trasera ancha y parte media y delantera estrecha. Estos sillines son adecuados para ciclistas que cambian poco de postura y suelen sentarse casi siempre en la parte trasera del sillín, lo que beneficia el pedaleo y el reparto del peso.

Por contra, los sillines con forma de pera, con una transición mas suave entre la parte trasera a la delantera, son mas adecuados para aquellos que cambian su apoyo con frecuencia en diferentes partes del sillín.

Aquí podemos ver supuespuestos un sillín forma de T y de pera

Vista lateral y trasera

Cuando vemos un sillín tanto de forma lateral como desde la parte trasera, podemos encontrarnos con formas mas planas o mas redondeadas. Por supuesto hay soluciones intermedias.

Fabric divide sus sillines entre la forma lateral del mismo

En general, un sillín curvo ofrece mas estabilidad y uno plano mas libertad de movimientos.

Esa estabilidad puede recomendar un sillín curvo para aquellos que no suelan cambiar de posición sobre el sillín y uno plano para los que sí. Pero hay mas puntos a tener en cuenta.

Quizá la la cuestión mas importante es que un ciclista menos flexible  suele mover mucho su cuerpo al pedalear, lo que puede hacer que se beneficie de un sillin curvo y estable, mientras que alguien flexible no lo necesita y puede beneficiarse de la libertad de uno plano.

En cualquier caso tanto la estabilidad como la libertad de movimiento en el sillín agradan a algunas personas y desagradan a otras.

En este punto no hay confundir que el cuerpo (de cintura para arriba) se mueva o no mientras pedaleamos, con la libertad de poder desplazar las posaderas por la superficie del sillín.
Prologo tiene muy en cuenta la forma vista desde atras de los sillines

Otro aspecto es que un sillín plano recibe menor presión perineal pero mayor en los isquios. Por contra uno curvo alivia el peso sobre estos pero aumentándolo en la zona perineal.

La largura del sillín

Sin ser una cuestión relevante, puede tener grandes diferencias en sillines. Podemos encontrarnos sillines muy cortos de 14 cm hasta otros de 18.

Los largos ofrecen mayor superficie de apoyo y pueden ayudar repartir mejor el peso del cuerpo. Sin embargo los cortos permiten una mayor movilidad encima de la bici, ademas de reducir el peso.

Ademas un sillin muy corto deja sin libertad de movimiento a quien quiera adelantar su postura.

La punta del sillín

La punta del sillín tiene relación con la postura y la disciplina de bicicleta que se practica.

Algunas posturas pueden requerir de puntas mas anchas, redondeadas y blandas. Por ejemplo, durante subidas pronunciadas en mountain bike o posturas mas tumbadas.

Sin embargo ir mas erguido lleva el peso a la parte trasera, lo que puede permitir una punta mas estrecha que no interfiera en el pedaleo.

Materiales y raíles. El peso.

Cada fabricante aporta diferentes materiales en sus sillines, tanto en la superficie superior como en los raíles.
En cuanto a los raíles las diferencias radican sobre todo en el peso. Ademas los raíles de carbono ofrecen una mayor flexacion y comodidad, pero su precio encarece mucho el sillín.

Dependerá del presupuesto disponible. Para ciclistas que no compiten, no tienen porque irse a los modelos tope de gama.